Deporte y niños: Beneficios de la actividad física infantil

Los niños practican deporte de forma distinta que los adultos. Para ellos, el deporte es o debe ser un juego. Más allá de las disciplinas deportivas, los niños también se entrenan en el recreo, jugando con sus amigos o al pasearse en bicicleta. Los beneficios de la actividad física infantil se manifiestan en varios ámbitos. Los niños que practican alguna actividad física demuestran un mayor desarrollo en el plano físico y emocional. Además, crecen más fuertes, sanos y se relacionan mejor. Por ello, es muy importante fomentar desde pequeños una estrecha relación entre el deporte y los niños.

Esta relación se construye al acercarles al ejercicio desde una perspectiva lúdica. Poco a poco, los niños conocerán diferentes deportes hasta decantarse por sus preferidos. En todo caso, ¿qué puede haber de malo en animar a los pequeños a que practiquen una actividad física en la que además se relacionen con los demás? Además, la inculcación del ejercicio es una excusa perfecta para realizar juntos deporte en familia.

Algunos de los beneficios de la actividad física infantil son:

Los niños y el deporte: beneficios sociales

Al practicar deporte, los niños tienen la oportunidad de conocer a otros compañeros y de colaborar con ellos para tener éxito en el juego. Además, estos nuevos amigos comparten sus mismos intereses, por lo que les será más fácil abrirse a ellos, lo que les ayuda a superar la timidez.

El estrecho trabajo colaborativo entre los miembros de un equipo y la responsabilidad que reside en cada uno de ellos para la buena resolución del juego fomentan que crezca en los niños la confianza en sí mismos. Su autoestima y la capacidad de relacionarse entre ellos saldrán reforzados.

Beneficios físicos del deporte en los niños

Por supuesto, toda o casi toda actividad física reporta una mejora en la salud del que la practica. En los niños también. Al practicar deporte, los pequeños crecerán más activos y, a la vez, más tranquilos, al haber liberado la energía que les sobra.

Los niños que desarrollan placer por el ejercicio físico y el movimiento en general, mejoran sus habilidades motoras y su coordinación. Además, un correcto desarrollo de la musculatura ayuda a corregir potenciales defectos físicos.

En este punto hay que ser delicados. El desarrollo muscular de los niños no debe fomentarse en un gimnasio o trabajar con excesiva carga, lo que puede ser contraproducente. Los niños ejercitan sus músculos al lanzarse una pelota, trepar, etc. En un parque de ocio infantil, por ejemplo, los pequeños encontrarán multitud de instalaciones en las que divertirse, ejercitarse y disfrutardar rienda suelta a su George de la Jungla.

Por otra parte, al realizar ejercicio aeróbico, nuestro organismo necesita repartir la sangre por todo el cuerpo, por lo que corazón y pulmones crecerán más fuertes y sanos. De esta forma, el deporte en niños mejora su resistencia cardiorespiratoria, además de prevenir la diabetes, la obesidad y la hipertensión en los pequeños.

Finalmente, al realizar deporte desde edades tempranas, los niños serán capaces de conservar esa flexibilidad con la que fuimos dotados al nacer.

Deporte infantil y rendimiento académico

Está demostrado que entre los beneficios de la actividad física infantil se encuentra la mejora del rendimiento académico. No es que los niños que practican deporte sean más listos, es sólo que son, por regla general, más competitivos y disciplinados.

Conjugar deportes, estudio y vida familiar ayuda a que los pequeños desempeñen una mejor gestión de su tiempo y a que asienten hábitos y rutinas desde pequeños. Además, los niños se fijan metas y aprenden a seguir las reglas del juego. Por otra parte, esta regularización les hace más pausados y menos impulsivos.

Asimismo, el desarrollo de la actividad deportiva infantil ayuda al desarrollo de su pensamiento estratégico y de su capacidad de liderazgo. Habilidades que valorarán mucho en el ámbito educativo y profesional en el futuro.

Sin embargo, posiblemente el mayor beneficio que puede dar el deporte a los niños sea la liberación de endorfinas. ¿Qué hay mejor que sentirse bien?

Querer que nuestros hijos practiquen deporte no debe convertirse en una pretensión sin límites. No todos los niños pueden practicar todos los deportes. La actividad física debe adaptarse a la edad del menor y a su desarrollo físico y emocional. Además, debe estar impartida por monitores especializados, capaces de supervisar el desempeño del niño y de adaptar la actividad a sus necesidades.

A la hora de incentivar a los niños a realizar deporte, recuerda que debe ser visto como una práctica lúdica y no como una presión a la que someterse. Con el tiempo, ellos mismos elegirán su deporte favorito y la dedicación que quieran darle. Este proceso puede llevarse a cabo desde el seno familiar. ¿Todavía no conoces cuáles son los beneficios de practicar deporte en familia?

Fotografía vía Pinterest

Recommended Posts
Comments
  • Soraya Pino
    Responder

    Creo que es un elemento muy importante de su desarrollo. No solo físico. También psicosocial. Por eso los deportes de equipo son tan valiosos.

Deja un Comentario

Contacta

En este momento no estamos en línea, pero puede enviar un email y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
1
Hola, 👋¿En qué podemos ayudarte?
Powered by
Instrumentos musicales con material recicladoburbujas gigantes o superburbujas