4 consejos para preparar el mejor cuentacuentos para niños

Hay cosas que nunca cambian. Tradiciones que se mantienen a pesar de los años, los juguetes, las nuevas consolas y, sobre todo, la edad. Porque, ¿a quién no le gusta escuchar un buen cuento? Y más ahora que llega el frío. Arropados en torno a una buena historia. Con los ojos como platos. Si se hace bien, se puede conseguir captar la atención de los más pequeños de la casa durante un buen rato y disfrutar del ocio en familia. Hacerles reír, soñar y también aprender. Y quien sabe si a la vez no estaremos formando a futuros escritores, cineastas o guionistas. Por eso hoy queremos enseñarte cómo preparar el mejor cuentacuentos para niños.

Además, un buen cuento es una apuesta segura y puede ser una actividad perfecta al celebrar el cumpleaños de tus niños en los fríos días de invierno.

Sé el mejor narrador posible

Lo primero es creerse el personaje. Debes ser el mejor narrador del mundo. Porque si no hay entusiasmo, los niños lo notarán. No hace falta convertirse, de pronto, en un trovador de la Edad Media. O bueno. Si eres capaz, adelante. Pero en un cuentacuentos de éxito, se trata sobre todo de que los más pequeños disfruten. Y esto sólo será posible si tú disfrutas contándoles ese cuento. Gesticula. Abre bien los ojos. Cuida los detalles. Y los tendrás enganchados a tu historia. Y si tienes algo de maquillaje para tu personaje o algún atuendo relacionado, mejor.

Narrar no es leer

Todos tenemos la típica imagen en la cabeza del padre o la madre leyéndole un cuento a su hijo o hija en la cama. Pero la mejor forma de preparar un cuentacuentos para niños es interpretando ese cuento. Es decir, sin leerlo. Estamos seguros de que así, bote pronto, te sabes ya infinidad de historias sin necesidad de memorizarlas: Caperucita Roja, Blancanieves y los siete enanitos, Pulgarcito, Hansel y Gretel… ¿Te suenan, verdad? Ya lo decíamos al principio: hay cosas que nunca cambian. Y tú también fuiste un niño. Cualquiera de estos cuentos sorprenderá a los más pequeños de la casa la primera vez que lo escuchen. Puedes empezar contándoles tu preferido. Y poco a poco ir ampliando el catálogo y la memoria.

Ensaya antes del cuentacuentos

Tienes el entusiasmo necesario y te sabes el cuento. Pero falta lo más importante: ponerlo en práctica. Para ello es indispensable ensayar antes delante del espejo. La introducción, el nudo y el desenlace. E incluso puedes introducir algún elemento o giro narrativo que no esté en el cuento original, pero que te sirva para conectar con el público. Algo vuestro y personal. Una expresión, una anécdota… A lo mejor el lobo de Caperucita se parece a alguien de la casa por su voracidad.

Respeta a los clásicos

Puedes improvisar. Incluir nuevos personajes. Pero los cuentos tienen que empezar y acabar como se ha hecho siempre: “Erase una vez” y “colorín, colorado, este cuento se ha acabado”. Esa fórmula ha pasado de generación en generación y es fácilmente reconocible. Hay quien dice que el primer cuento de la historia se remonta a la época del Antiguo Egipto. ¿Ha llovido, verdad? Pues si los cuentos han llegado hasta nuestros días ha sido, seguramente, porque los egipcios comenzaban y terminaban como corresponde.

Imagen vía Pinterest

Últimos artículos

Deja un Comentario

Contacta

En este momento no estamos en línea, pero puede enviar un email y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
1
Hola, 👋¿En qué podemos ayudarte?
Powered by
cumpleaños tematicos